• Imprimir
  • enviar
  • Disminuir tamaño texto
  • Aumentar tamaño texto
  • Compartir

Experto asegura que Jerusalem será 50% árabe en unos años

05.02.2018 10:30  | 

Itongadol/AJN.- ¿La capital del Estado judío tendrá una mayoría árabe en el futuro cercano? El Consejo de Seguridad Nacional de Israel sopesa varias opciones para preservar la cada vez menor mayoría judía de Jerusalem, ya que los expertos advierten que una corriente continua de migración árabe hacia la ciudad desde la Autoridad Palestina remodelará por completo el equilibrio demográfico en la ciudad santa.

Los judíos constituyeron la mayoría de la población de Jerusalem desde al menos hasta el siglo XIX. En 1944, mientras duraba la Segunda Guerra Mundial y cuatro años completos antes de que Israel lograra la independencia, los judíos constituían aproximadamente el 62% de la población total de la ciudad.

Después de la reunificación de la ciudad bajo la soberanía israelí en 1967, tres de cada cuatro habitantes de Jerusalem eran judíos.

En el último medio siglo, sin embargo, el equilibrio demográfico en la capital israelí se ha modificado drásticamente, con una migración neta de judíos fuera de la ciudad y la migración árabe a Jerusalem.

Mientras que los judíos constituían el 72% de la población de la ciudad en 1980 y el 68% en 2000, en los últimos quince años, el cambio demográfico se ha acelerado dramáticamente. A pesar de la gran población judía ortodoxa de la ciudad y su índice de fecundidad relativamente alto, de 2000 a 2015, la población judía aumentó solo un 17%, debido a la migración neta de judíos fuera de la ciudad debido a que los precios de la vivienda se dispararon.

Según la Oficina Central de Estadísticas de Israel, la mayoría judía de la ciudad cayó a solo un 61% en 2015. El investigador principal del Centro de Asuntos Públicos de Jerusalem, Nadav Shragai, advierte que desde 2015, esa cifra ha caído aún más, cayendo por debajo del 60%.

"Nos acercamos rápidamente a la peligrosa situación en la que el 50% de Jerusalem es árabe", señaló Shragai, según un informe de Makor Rishon el domingo por la noche.

Si bien la alta tasa de natalidad entre los residentes árabes musulmanes de la ciudad ha contribuido a una parte del cambio demográfico, Shragai sugiere que la inmigración no autorizada de decenas de miles de residentes de la Autoridad Palestina en la ciudad puede ser el principal impulsor del rápido aumento de la población árabe.

En 2003, Israel construyó una barrera de seguridad, una valla y un muro, alrededor de la frontera oriental de la ciudad como parte de la valla de seguridad más grande que separaba a Israel de la Autoridad Palestina anterior a 1967.

Si bien la mayoría de los vecindarios árabes de la ciudad se encuentran al oeste de la valla, varios barrios fueron efectivamente separados de la ciudad por la barrera, que se encuentra al este de la muralla.

Desde entonces, los llamados "barrios aislados" -incluyendo parte de Shuafat y Kafr Aqab (Kfar Akab) se han vuelto cada vez más anárquicos, con altas tasas de criminalidad, escasa aplicación de la ley y cada vez menos servicios municipales proporcionados por la Ciudad de Jerusalem como la situación de seguridad se deterioró.

Sin embargo, los barrios árabes en el lado este de la barrera han experimentado un explosivo nivel de crecimiento, triplicando su población total desde 2003 a 140,000. En comparación, observa Shragai, la población total de barrios árabes 'dentro' de la barrera ha aumentado en solo un 71% en ese mismo período.

Sin restricciones por la construcción de inspectores o la interferencia policial, se han construido enormes proyectos de viviendas ilegales en vecindarios como Kafr Aqab y Shuafat, que incluyen incluso edificios de departamentos de diez pisos.

Debido al vacío en la aplicación de la ley en los barrios aislados, los proyectos de construcción salvaje han florecido y el precio promedio de los apartamentos nuevos ha disminuido a menos de 400,000 shekels ($ 115,000), más barato incluso que muchos apartamentos similares en ciudades controladas por la Autoridad Palestina.

Eso ha provocado una avalancha de inmigración de la Autoridad Palestina, con decenas de miles de árabes palestinos que residen ilegalmente en barrios a las afueras de Jerusalem, fuera de la barrera de seguridad, pero aún bajo soberanía israelí y dentro de los límites municipales de Jerusalem.

Según Shragai, hasta el 40% de los 140,000 árabes que viven en los barrios de Jerusalem al este de la barrera son en realidad residentes de la Autoridad Palestina. Estos aproximadamente 56,000 residentes árabes ilegales constituyen aproximadamente el 18% de la población árabe total de la ciudad. Descontarlos de las estadísticas de población de la ciudad significa que entre los residentes legales, la población judía de Jerusalem es de alrededor del 66%, en comparación con entre el 31% y el 32% de los residentes legales que son árabes.

Dado el cambio demográfico en la capital, los líderes políticos israelíes han presentado una serie de propuestas destinadas a preservar la mayoría judía de Jerusalem.

El año pasado, el alcalde de Jerusalem, Nir Barkat, presuntamente instó a la demolición de seis edificios de departamentos ilegales en Kafr Aqab. La demolición, que se llevaría a cabo utilizando una serie de cargas explosivas, abriría espacio para un camino planificado y demostraría que la soberanía israelí aún se aplica al área.

Sin embargo, desde el informe inicial sobre la demolición planeada, el Tribunal de Distrito de Jerusalem ha emitido una orden temporal que bloquea la operación.

Los legisladores han ofrecido soluciones más completas, incluida la propuesta de la "Ley del Gran Jerusalem" impulsada por el Ministro de Transporte, Yisrael Katz (Likud).

La ley, si se aprueba, expandiría las fronteras municipales de Jerusalem para incluir la ciudad de Maaleh Adumim al este, que actualmente alberga a casi 38,000 israelíes. Además, la ciudad de Givat Zeev al noroeste, la ciudad de Beitar Illit al sur, la ciudad de Efrat y otras comunidades en Gush Etzion se incorporarían a Jerusalem.

Sin embargo, no anexaría oficialmente estas áreas a Israel.

Según el ministro de Transporte, Yisrael Katz (Likud), el plan agregaría unos 150 mil judíos a la ciudad, aumentando la población total a más de un millón.

El ministro de Asuntos de Jerusalem Zeev Elkin (Likud) ofreció un plan alternativo, que establecería un cuerpo municipal separado para administrar algunos de los barrios árabes de la ciudad y hacer cumplir la ley israelí allí.

Una tercera opción, propuesta por Anat Berko (Likud), cedería autoridad municipal sobre vecindarios fuera de la barrera de seguridad, como Kafr Aqab, a la Autoridad Palestina.
  • Imprimir
  • enviar
  • Disminuir tamaño texto
  • Aumentar tamaño texto
  • Compartir

comentarios

Deje su comentario







Por favor, ingrese el siguiente código y luego haga click en botón de envío. Gracias.

COMENTARIOS DE LOS LECTORES (0)

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

en las redes sociales

Facebook
Twitter
YouTube

newsletter

Reciba toda la información por
su casilla de e-mail.


Suscríbase desde aquí »

MANDE SUS DESEOS AL MURO

EDICION IMPRESA

Copyright 2010 ITONGADOL | Todos los derechos reservados

ezink | web applications